Té Matcha en vaso

Lo que la pandemia no se llevó

Un asteroide gigante, incendios, volcanes, lo que parecía la III Guerra Mundial y una pandemia que ha parado al mundo no han sido suficiente para cortar el camino de Baldosas Amarillas Agencia de Contenidos.

Durante todo este tiempo de cuarentena hemos seguido siendo una piña. Pero piña virtual, desde casa, para estar más seguros. Nos hemos adaptado a las nuevas circunstancias, volumen al máximo (para subir el ánimo) y a trabajar hacia la “nueva normalidad”.

Un camino que hemos seguido junto a nuestros clientes, reinventando todas las campañas de redes sociales que teníamos planeadas, y creando contenidos digitales orientados a esta situación tan irregular.

¿Limitaciones? Muchas. A nivel de producción sobre todo. No ha sido fácil generar contenidos desde nuestras propias casas, manteniendo el estándar de calidad de siempre y sin poner en riesgo a los compañeros, ¡pero se consiguió!

https://www.instagram.com/p/B_4afmhCoYW/

¿Entretenimiento? Muchísimo y adaptado a cada target. Es lo que hemos querido transmitir con los contenidos que hemos producido para Starbucks, VIPS, Foster’s Hollywood, Ginos y el resto de nuestras marcas. Estamos en casa, pero seguimos divirtiéndonos y disfrutando con buenas dosis de ingenio.

https://www.instagram.com/stories/highlights/18030179671252869/

También mucho trabajo en equipo. En nuestro propio equipo y con los clientes. Nos hemos alineado mejor que los astros y hemos abierto todos los canales de comunicación posibles para fluir todos a una.

Estamos contentos y satisfechos del trabajo que hemos sacado durante este tiempo. No solo para los demás, también “in da house”. Hemos trabajado a tope para entretener y concienciar a nuestros seguidores: hemos recomendado libreros, hemos hecho tours virtuales por Madrid, tips de fotografía… ¡y muchos más contenido que podéis ver en el highlight de @baldosasamarillasagencia !

Hemos dado todo lo que teníamos en nuestras manos para seguir construyendo nuestro camino hacia Ciudad Esmeralda, pero tranquilos, ¡que aún nos queda mucho por recorrer!